You are here: Home > Noticias > ¡Vamos a cine! en el corazón del pueblo arhuaco

¡Vamos a cine! en el corazón del pueblo arhuaco

El proyecto “¡Vamos a cine!” de la Normal Superior Lácides Iriarte de Sahagún coordinado por el docente William Caldera Pantoja en su componente de recreación llegó hasta la ciudad sagrada del pueblo arhuaco en el corazón de la Sierra Nevada: “Nabusimake”, la tierra donde nace el sol”.

Durante los días 19, 20, 21 de dicembre de 2014  el proyecto cumplió con su objetivo de divertir a los niños en la época de navidad.


La actividad se dio gracias al apoyo de varias personas a quienes se les agradece haber acogido la idea. Estas personas son: Secretario de Gobierno de Pueblo Bello, Edilson Araujo, Docente Wilfrido Teherán, Docente Innovador Microsoft John Jairo Pallares Contreras, jóvenes amigos arhuacos José Bolívar Chaparro, Avimaco Chaparro y Diego Chaparro, amigos esposos Carlos Andres Lindarte Alvarez y Saray Liseth Paredes Jiménez, cabildo de Nabusimake Bernardo Carvajal, comisario de Nabusímake José Enrique________, líder comunitaria Milagros Urrutia y por supuesto a los padres de familia y a los niños quienes asistieron con alegría a la convocatoria.

Las proyecciones se hicieron en el Salón de Asambleas, el cual se convirtió en una Sala de Cine gracias a que durante el día, al cerrar puertas y ventanas, quedaba totalmente en penumbra. En cada función se entregaron golosinas y crispetas a los asistentes. Los niños, por su parte, se mostraron maravillados ante el espectáculo del Séptimo Arte y sus sonrisas eran muestra del disfrute por el cine. Valga la pena decir que en su gran mayoría los niños hablaban español y su lengua nativa “Ik”. El profesor William Caldera presentó la actividad en español mientras que el joven arhuaco José Bolívar Chaparro lo hacía en la lengua nativa.



El último día de la función los presentes expresaron con aplausos su entusiasmo porque nunca habían asistido a cine y pidieron repetir la actividad.

Para el proyecto “Vamos a cine!” este ha sido un gran logro porque se pudo impactar a toda una comunidad y sobretodo porque se llevó alegría a una comunidad de niños alejados de cualquier indicio de lo que conocemos como “civilización” o “modernidad”.

Ha sido un gran logro haber compartido con el pueblo arhuaco luego de su proceso de resistencia y posterior independencia de la sujeción religiosa, cultural y económica desplegada por la misión capuchina en los territorios de la antigua San Sebastian de Rábago (hoy Nabusimake) en la Sierra Nevada de Santa Marta.

La historia de este pueblo arranca en 1918 cuando los capuchinos, a instancias del gobierno nacional organizan el orfelinato “Las Tres Avemarías” a fin de redimir y educar en la fe católica a los niños indígenas. Reclusión, prohibición a hablar la lengua nativa, castigos, obligación de contraer matrimonios con indígenas de otras etnias, apropiación de las mejores tierras del resguardo arhuaco, usurpación del gobierno propio mediante el nombramiento de cabildos, comisarios e inspectores de policía y persecución y asesinato de autoridades indígenas tradicionales constituyen el prontuario más evidente de la aculturación propiciada por los capuchinos durante más de sesenta años. La resistencia a estas arbitrariedades nace desde la propia llegada de los primeros padres procedentes de la Guajira y culmina en 1982 cuando, luego de una toma pacífica, el consejo Indígena Arhuaco conmina a los capuchinos a que salgan definitivamente de San Sebastián de Rábago.

Gracias a Dios por enviar ángeles para que la actividad fuera del todo éxitosa.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply